0

Horacio Ferrer

Evanescente, entre el humo del café expreso y el pucho del viejo Café Tortoni, un alma sorbe hasta el fondo su cortado y parte raudo. No sea cosa de llegar tarde a su alumbramiento....